Generalmente se utiliza el USB booteable para formatear una computadora y dejarla como nueva a nivel de software. Sin embargo, pocos saben que este dispositivo tan especial puede usarse para muchas otras más, entre ellas la de reparar Windows sin inconvenientes. Por eso te enseñaremos cómo reparar Windows 10 con un USB booteable y así mantener en óptimas condiciones este sistema operativo tan de moda en la actualidad.

Pasos para reparar Windows 10 desde USB booteable

  1. Lo primero que tendrás que hacer para reparar Windows 10 desde un USB booteable es contar con el USB que ya tenga preinstalado una imagen ISO para reparar Windows 10. Si no lo tienes, bien puedes crear el USB booteable descargando dicha imagen ISO y Rufus.
  2. Una vez obtenido el USB booteable para reparar Windows 10, apaga la computadora que vas a reparar y conecta este dispositivo booteable, siendo necesario que prendas nuevamente el dispositivo una vez hayas hecho lo anterior.
  3. En la primera pantalla que muestra Windows 10 al iniciarse podrás ver qué tecla necesitas presionar (del teclado) para que puedas acceder al menú Boot de Windows 10. Presiona dicha tecla antes de que se inicie como tal el sistema operativo.
  4. En este menú boot, busca el dispositivo USB que corresponda al USB booteable que conectaste en el paso 2 y presiona la tecla “Enter” sobre este. Esta acción hará que la computadora arranque desde el USB.
  5. En dado caso de que se te indique, presiona cualquier tecla para iniciar correctamente desde el USB booteable, siendo necesario ahora que sigas los pasos que aparecen en pantalla para reparar Windows 10 sin inconvenientes.

Lo complicado de estos pasos para reparar Windows 10 desde un USB booteable es contar con una Imagen ISO que te permita reparar asertivamente el sistema operativo. Por suerte, tanto de forma oficial como no oficial podrás encontrar esta imagen que te servirá para reparar todos estos sectores dañados de Windows 10. ¡Solo hace falta hacer la prueba!

Otra forma de reparar Windows 10

No solo se necesita contar con un USB booteable para que puedas reparar Windows 10. De hecho, este sistema operativo tiene la particularidad de contar con una opción de reparación automática, misma que también recibe el nombre de “reparación de inicio”. Para acceder a esta opción, simplemente tendrás que seguir estos pasos:

  1. Abre el menú de inicio de Windows 10 y presiona la opción de configuración.
  2. Aquí, tendrás que buscar y presionar la opción que diga “actualización y seguridad”.
  3. A la izquierda de esta ventana podrás ver una opción que diga “Recuperación”, siendo necesario que presiones sobre la misma.
  4. En esta ventana encontrarás la opción de “solucionar problemas”, misma que tendrás que presionar para luego acceder a la parte que dice “opciones avanzadas”.
  5. Ya para terminar con este proceso, busca y presiona la opción que diga “reparación de inicio”, haciendo que el sistema se reinicie por sí mismo y reparando así todo lo que pudiese estar mal. ¡Ya está listo!

De no funcionar estos pasos, entonces no queda más que recurrir a los primeros mencionados sobre la creación de un USB booteable. ¿Te animarías a intentarlo?